Colibris

Posted on: November 16th, 2011 by Sugar

Ronda una Esmeralda Jardinera



Son pocas aves que al ser observadas causan tanto revuelo de placer como los colibrís. Con un hábil y preciso movimiento, estos coloridos pájaros se mueven rápidamente de una flor a otra, sin perder tiempo extraen el dulce néctar del cual depende su energía. Y con un rápido movimiento de sus alas desaparecen de la vista, afortunadamente, los pacientes observadores pueden contar con una repentina reaparición. Estos se alimentan con mucha frecuencia y pueden saquear a un arbusto florecido docenas de veces en un mismo día.

La Esmeralda de Cola Furcada



Los terrenos del Hotel Sugar Beach están ocupados por vuelos que van directamente de flor a flor, estas rápidas joyas, retan a los fotógrafos mientras estos intentan encontrar un momento de quietud para capturarlos. En Costa Rica se estima que 54 especies de colibrís viven o migran a la Costa de Guanacaste. Una de las mejores épocas para verlos es el soleado verano que coincide con el invierno de América del Norte. En Guanacaste la época lluviosa deja el paisaje verde y fresco; mientras las lluvias van mermando, una explosión de flores aparece, por lo que la zona se convierte en una verdadera meca para colibrís.

El colibrí estrella de pico largo o Picolargo coroniazúl



Con pequeños cuerpos, alas de zumbido y corazón de martilleo constante, los colibrís ciertamente parecen creaturas frágiles y gentiles. Tienen sus vulnerabilidades: una demanda constante de energía para mantener una frecuencia cardiaca de más de 1000 latidos por minuto. Un colibrí se alimenta varias veces por hora, complementan el néctar con insectos para satisfacer el hambre constante (un claro ejemplo de comer para vivir, vivir para comer)

La amazilia canela se alimenta de la favorecida flor roja



A pesar de su diminuta estatura no hay que cometer el error: los colibrís son sobrevivientes feroces. En la noche, para salvar su preciado recurso, entran un estado de “sopor” una especie de animación suspendida que minimiza los latidos del corazón y la respiración, permitiendo que sobrevivan las noches sin alimentarse. Durante el día, buena parte del territorio es cubierto y defendido agresivamente, los jóvenes sin experiencia beben tener cuidado, porque no hay piedad para los ingenuos. Los machos con frecuencia se posan en una rama con clara visión de “su” florecido arbusto para emitir un ronco chirrido que advierte a los potenciales usurpadores.

Un polilla Esfinge colibrí es una buena imitacion de un colibrí



Ya sea la emoción de la “guerra de colibrís”, o la serenidad que causa la observación del movimiento de una criatura viva y hermosa, entre las flores en un día soleado, te invitamos a tomar parte y disfrutar de un pequeño pedazo del terreno aquí en el Hotel Sugar Beach.


-C. Keogan